Ellos van conmigo.

viernes, 11 de marzo de 2011

Acerca de Jane Austen.

Hola a todos, hoy quiero compartir con ustedes esta excelente nota aparecida en un suplemento dominical hace ya varios años, con motivo del estreno de "Becoming Jane"(La Joven Jane Austen) me parece bastante acertado todo lo que la escritora dice y hay partes muy graciosas, como la parte en que habla de Jane Eyre.
Ella expone su opinión sobre las películas y menciona datos sobre la vida de Jane Austen(las imágenes son de mi cosecha) este artículo me gustó mucho y por eso me encantaría que ustedes lo lean.

Por María Gainza.
En Radar Nº601
24-02-08

                               LA VIGENCIA DE JANE AUSTEN.

Pocos autores despiertan semejante ternura en sus lectores. Sus admiradores, al contrario de lo que sucede con, digamos, Shakespeare o Byron, la llaman por su nombre de pila, Jane. A secas. Como si la conocieran de toda la vida. Tal es la capacidad de Jane Austen de generar intimidad. No debe sorprender entonces que cada tanto una ola janeaustiniana rompa sobre la escollera de la cultura pop y, si bien no arrase cono todo, salpique lo suficiente para que advirtamos su presencia. Ahora, en el horizonte no tan lejano, vemos subir el agua: dos películas, "Becoming Jane" y "The Jane Austen Book Club", más una edición inédita de la novela epistolar Lady Susan vuelven a poner a la reina de la ironía doméstica en su trono. Y la apacible tranquilidad familiar, así como la conocemos, tiembla. Después de todo, Jane Austen puede producir más drama en el corazón de un hogar que la mayoría de los autores en un naufragio, un incendio o una batalla naval.

Es una verdad universalmente reconocida que toda novela de Jane Austen anda en busca de un director que la lleve a la pantalla. Pero hay un límite a cuántas remakes de Orgullo y Prejuicio se pueden hacer, cuántas actrices pueden interpretar Emma, o cuánto sexo se le puede agregar a Persuasión. Sumado a que Jane Austen misma ha dado claras señales de que no piensa seguir escribiendo. La solución es simple: si no quedan novelas, hagamos de su vida una novela. Eso pensaron los productores de Becoming Jane y convirtieron a la autora en una heroína al estilo Austen. De paso, se garantizaban un vestuario adorable, soñadas casas de piedra y un diálogo picante.
El asunto es que nadie que haya estudiado la vida de Jane Austen se la confundiría con la de, por ejemplo, Hemingway o Burroughs. Dicen que había en la rutina diaria de la novelista inglesa una marcada ausencia de deportes extremos y de drogas. "De eventos, su vida estuvo singularmente vacía", escribió su sobrino Austen-Leigh. Un poquito de escándalo hubiese sido aconsejable. Como no lo había, hubo que inventarlo.

Anne(El Diablo viste a la Moda) Hathaway es la actriz principal y se parece tanto a Jane Austen como  Scarlett Johansson se parecía a la chica de Vermeer en  "La Joven con el aro de perla."
La película cuenta la hipotética historia de amor entre Jane y Tom Lefroy, un abogado irlandés a quien la escritora conoció en un baile por la Navidad de 1795. Cuando unos días después se separaron, ¿fue el final de un coqueteo intrascendente o una tragedia que marcaría su literatura futura? El director Julian Jarrold no tiene dudas, lo que lo animó a exagerar el suceso hasta convertirlo en un drama épico. Drama que alcanza su total desconsuelo cuando, muchos años más tarde, un maduro Lefroy se topa con la ahora exitosa Jane y le permite saber, a través de sus ojos vidriosos que aún lamenta "lo que pudo haber sido".
La película supone, un poco absurdamente, que todos los elementos de Orgullo y Prejuicio estaban en la vida de Jane prontos a ser llevados a un libro. La madre obsesionada con casar a su hija y verla trepar por  la escalera social:"El afecto es deseable;el dinero, absolutamente indispensable"; el padre soñador, más apoyo emocional que financiero; y el joven arrogante, prototipo de Darcy (en el papel, James McAvoy recuerda a un Bob Dylan en sus años de trovador) que visita la casa de Jane y se burla de sus intentos de hacer literatura.

La verdad es que se sabe poco de la relación. En sus cartas a su hermana Cassandra, casi el único documento histórico que sobrevive, Jane lo menciona unas dos veces. Parece que la relación generó cotorreo: "Casi tengo miedo de decirte lo que hicimos mi amigo irlandés y yo. Imagínate lo más libertino y asombroso en la manera de bailar y de sentarnos juntos. Sólo tiene un defecto...que confío que el tiempo eliminará totalmente: es que lleva un chaqué demasiado claro". Cinco días después: "Confío en recibir una oferta de mi amigo en el curso de la velada. La rechazaré, desde luego..." Para los lectores de Austen es difícil de lamentar. El verdadero Lefroy terminó siendo jefe de justicia de Irlanda y la idea de Jane como una esposa devota compartiendo sus soirées con la crema de la profesión legal, en lugar de sentarse tranquila en su casa a escribir sobre Emma Woodhouse, es horrible.

La Jane de Anne Hathaway es inteligente y creíble, pero nunca asoma en ella aquella observación infatigable( "Busco un sentimiento, una ilustración o una metáfora en todos los rincones de la habitación"), aquel constante ver lo que otros no, que está presente en cada línea que escribió la autora. Pero una vez que se admite que la Jane de la pantalla poco tiene que ver con la Jane real, la película es linda de ver.

                                     -------------------------------
No ocurre lo mismo  con el bodrio colosal de "The Jane Austen Book Club". Una adaptación del best-seller de Karen Joy Fowler sobre un grupo de mujeres en crisis, fanáticas de Austen, que se reúnen a leer sus libros y ven sus vidas reflejadas en ellos. Seis personajes, seis novelas, seis meses para leerlos. El infantilismo, las risitas, las mujeres ( su parecido a mujeres de verdad es tenue) discutiendo si tal personaje es atractivo o no, resultan tan irritantes como una uña arañando un pizarrón. Es la clásica película para chicas, lo que los norteamericanos llaman chick-flick. Y, en rigor de verdad, no merece más que un párrafo. Aunque, nobleza obliga, hay que admitir que hace el uso más zarpado de Austen del que se tenga memoria cuando un apetecible mozalbete se tapa su erección con un ejemplar de Persuasión.

El cast de The Jane Austen Book Club, el perrito no lee ninguno.

Dentro de la austen-manía, la edición de Lady Susan por la flamante editorial La Compañía es, por lejos, lo mejor. Una novelita de ciento y pocas páginas, donde, a través de una serie de cartas, se despliegan las intrigas de Lady Susan Vernon. Un ser amoral, una psicópata y viuda reciente que pergeña matrimonios de conveniencia para ella y su sometida hija. Lady Susan es fascinante como personaje porque no tiene nada querible, y aún así no cae en desgracia sino que, como muchas veces ocurre en la vida, de una manera u otra termina saliéndose con la suya. Es seductora y perversa, y escribe cartas delirantes, un poco como lo hacía otro ser adorablemente atractivo, el Vizconde de Valmont en Las Relaciones Peligrosas(1782) obra cuyo formato epistolar probablemente inspiró a Jane. Escrita en algún momento antes de 1805 pero publicada recién en 1871, la novela parece ser la única vez en que la autora centró su atención en la decadente alta sociedad londinense. Ya que, por lo general, Austen afilaba su pluma sobre el microcosmos pueblerino. Ella misma señaló :"Unas tres o cuatro familias en una ciudad rural forman la base material de trabajo."

                               --------------------------------------
Nadie sabe a ciencia cierta cómo era físicamente Jane Austen. No hay un retrato definitivo salvo el torpe dibujo en lápiz y acuarela que dejó Cassandra. Allí se ve a una mujer simplona, del lado incorrecto de los treinta. Tan común que hace poco la editorial Wordsworth decidió photoshopearla y agregarle extensiones y colorete. Parece ser que una de las escritoras más inspiradas de todos los tiempos no era suficiente inspiración para poner en la tapa de sus libros. Aun cuando debajo de su gorrito y de esos ojos almendra ardiera la primera sensibilidad moderna.

El único retrato real de Jane, dibujado por su hermana Cassandra.

Un retrato de Tom Lefroy de joven.
 "Dudo que sea posible mencionar a otro autor notable que haya vivido en tan completa oscuridad", escribió su sobrino. Atribuir opiniones en base a sus libros es peligroso, pero se puede decir que a Jane no le interesaba un comino estar casada. En una de sus cartas menciona que recibió una propuesta de matrimonio. La aceptó y al día siguiente la rechazó. No quería casarse con un hombre soso, con el carisma de un palito, fuera rico o pobre. Y creía que una mujer joven, soltera y con inteligencia era una criatura maravillosa, con absoluto poder, aunque sea el poder resistirse, sobre los deseos de un hombre.
Austen veía la fragilidad de la circunstancia. La fuerza de la fragancia y la delicadeza de la flor.

La verdadera Austen existe en sus novelas como una inteligencia veloz, haciendo observaciones generales para un minuto después meterse en la cabeza de algún personaje y después correr al jardín y escuchar una conversación en voz baja a través de un seto. Su técnica es viva y brillante. Hay quienes le critican su desconexión del mundo. Es verdad que por sus novelas nadie sospecharía que Inglaterra estaba en guerra con Napoleón. Y sus opiniones sobre la esclavitud o el imperialismo jamás se escuchan. Puede parecer extraño que una de las autoras que más amplió la conciencia moderna haya estado preocupada exclusivamente por comprar muselina a cuadros, por saber si el pato y el jengibre en conserva estarían listos para la cena o si las fresas del jardín ya estarían maduras.
Una versión mejorada del dibujo original.
No obstante, puede que justamente ahí radicara su genialidad: en la capacidad de darles la espalda a los grandes asuntos para volver su mirada sobre la vida, siempre tan sostenida por alfileres, de personas comunes.


Es probable que Orgullo y Prejuicio sea su novela más graciosa y Persuasión, la más lograda. Pero lo que hace a sus historias tan seductoras, es la forma en que la ironía se despliega. Lo que es absurdo para nosotros no lo es para los personajes. Porque ése es su mundo, el único que tienen y, en realidad, el mismo que el nuestro, sólo que nos ha sido dado el privilegio de reírnos de él desde afuera.
Suponemos que el tonito punzante del narrados es Austen misma. Pero es difícil de saber. ¿Ella satiriza cosas que encuentra tontas o por las que se siente atraída? Su burla, ¿revela o cubre sus sentimientos? De todas formas, su humor es lacerante : "Ayer, la señora Hall de Sherborne dio a luz a un niño muerto, unas semanas antes de lo esperado, por culpa de un susto. Supongo que miró a su marido sin darse cuenta".

                                        -----------------------------------
Jane Austen nació en 1775 y murió en 1817, a los 42 años. Dejó seis novelas.
Todas son sobre amor, herencias y matrimonios. Las heroínas son mujeres jóvenes e inteligentes. El lenguaje es elegante. Las oraciones, hermosas.
El ingenio, devastador pero no vicioso. Su voz, clara, cristalina como arroyito de montaña. Abran cualquiera de sus novelas y la sabiduría vuela de las páginas, expandiéndose mucho más allá del drama angosto del ámbito familiar. Un par de frases cualesquiera, al azar: "Era una persona simple. La empresa de su vida la cifraba en casar a sus hijas; sus distracciones eran el visiteo y los chismes.", es una observación compacta sobre clase y naturaleza humana en apenas veintitrés palabras. Todas las novelas terminan con matrimonios apropiados (aunque la idea de pasarse el resto de sus días hablando con Mr. Knightley puede resultar perturbadora. Los argumentos tratan sobre cómo las mujeres obtienen esos matrimonios.

Algunas de las chicas Austen.
Charlotte Bronte acusaba a Jane de ser demasiado cerebral y falta de pasión. Pero toda adolescente, en algún momento, cree ser Elizabeth Bennet, no todas creen ser Jane Eyre. Todos conocemos a una mujer tratando de decidir si un tipo es el adecuado para ella. No todos conocemos a un tipo adecuado que guarda una loca en el altillo.
Qué lástima que Jane Austen naciera antes que Mark Twain. Qué hubiera dicho - irónicamente- sobre él. Quizás hubiesen sido almas gemelas guiñandose el ojo por sobre el pianoforte cuando nadie miraba.

Qué les pareció la nota? coinciden con las opiniones de la autora?, a mí me gustó Becoming Jane aún con sus falencias, y la otra peli no me pareció tan detestable, sino simpática y pasable...
Les deseo un buen fin de semana a todos y fuerza al mundo para atravesar estos momentos difíciles.
Hasta pronto!

13 comentarios:

Scarlett O¨Hara dijo...

Hola!!! Cuanto tiempo!!!! Estoy un poco perdida ultimamente, presento mis disculpas.
Muy pero que muy buena e interesante entrada, la persona que la escribió dió en el clavo totalmente, exceptuando en una cosa: ¡¿como que toda adolescente, en algún momento, cree ser Elizabeth Bennet, no todas creen ser Jane Eyre?!!! ¡WHAT!????
Yo tambien me siento y me sentí muy identificada con Jane Eyre, y la primera vez que vi la pelicula tenía alrededor de 16 y cuando leí el libro tenía alrededor de 17, llamame loca, pero no creo que fuera necesario que la autora del articulo le haya metido tal puñalda a mi pobre Charlotte(si, yo también la llamo a ella por su nombre de pila).
¿Porque hace eso? ¿Acaso Bronte y Austen no son compatibles? Tanto una como la otra son maravillosas a su manera.
Becoming Jane es una pelicula buena, nada del otro mundo, porque flojea algunas veces, pero tampoco es para condenarla a la hogera, la musica, el color, algunos diálogos y algunas escenas son muy buenas.
La otra peli tambien la he visto, y no entiendo porque la ha puesto tan mal en el articulo, es mas bien para reflexionar y eso, no es la tipica peli de Austen, lo que pasa es que el drama lo han enmascarado bajo la capa de la gracia y el humor facil, el cual parece ser esta infravalorado en el cine, solo triunfan los dramones y la lacrimogeno.
Saludos:)

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Vaya, vaya, si Jane Austen te leyera... exclamaría (estoy segura) que pareciera que te habrías criado con ella desde pequeñita... porque creo que tienes muchísima razón cuando declaras que nuestra Jane vivió la vida que quiso y pudo vivir, pero en el fondo la que su imaginación le permitió....
Excelente post, excelente entrada, sí señora... ¡Chapeau! como siempre...
Bss... y no te hagas tanto de rogar... que te echaba muchísimo de menos... ;-)

Aglaia Callia dijo...

Hola, Princesa, una linda entrada, y tan informada, me ha gustado mucho leer el punto de vista de la articulista, porque lo comparto en gran medida.

La primera película me gustó, sí, especialmente por el cast, si te soy sincera, pero también sentí que no estaban abusando de un hecho del que se sabe tan poco como la "relación" de Jane con este caballero, pero supongo que habrán pensado que si no lo hacían no tendrían película, algo con lo que estoy en desacuerdo, ¿acaso la vida de Jane no es lo bastante extraordinaria sin un amor frustrado de por medio? No lo sé, supongo que queda a gusto de quien lo ve. Pero como te decía, me gustó, la disfruté.

La segunda no me agradó para nada, digamos que la sentí pasar sin pena ni gloria.

Qué bueno saber de ti, te deseo también un lindo fin de semana, y esperemos que tras el desastre en Japón no pase nada más, mis oraciones por nuestros hermanos.

Un beso grande.

Lady Jane dijo...

Mi querida Princesita, te agradezco por brindarnos la oportunidad de leer este excelente y completo artículo.

En muchas cosas coincido con la autora. Es cierto, llamamos a Jane por su nombre de pila porque sentimos que la conocemos de toda la vida. Mediante sus obras nos dió confianza.

A mí me fascina Becoming Jane, Anne Hathaway será la única personificación de Jane para mí.
No estoy muy de acuerdo respecto a la critica de la segunda película: The Jane Austen Book Club, a mí me pareció entretenida y pasable, pero no creo que merezca tal desplante.

Es cierto que mientras Jane escribía sus novelas, Inglaterra estaba en guerra con Napoleón; pero pienso que es un asunto que no tenía tal importancia como para que sus obras se basarán o por lo menos tocarán el tema al respecto.
Creo que ella pensaba que era un asunto que sin más ni menos pasaría, contrario al tema de sus historias, el cual ha perdurado por siglos y seguirá siendo de esa forma.

Estoy de acuerdo con Scarlett, Charlotte y Jane fueron maravillosas, cada una a su manera. Ninguna de las dos merece deshonra - aunque debo admitir que me identifico más con Elizabeth Bennet que con Jane Eyre-.

Gracias por tu entrada. (Mis disculpas por extenderme).

Esperemos que no pase a mayores el incidente de Japón por nuestro continente.
Y lo mísmo que Aglaia: mis oraciones por nuestros hermanos.

Un abrazote.

AKASHA BOWMAN. dijo...

Me ha gustado mucho ese aporte final de que seguro que si nuestra Jane (sí, Jane, por el nombre de pila, con familiaridad- eso me ha encantado) hubiera conocido a Mark Twain ambos serían almas gemelas y se la pasarían la velada guiñándose el ojo sobre el pianoforte.

Me ha encantado la película "Becoming Jane", sí, ya sabemos que en el cine los directores suelen dramatizar bastante la temática sobretodo teniendo en cuenta que la vida de la señorita Austen era rural, costumbrista y apacible, por lo tanto carente de una acción excesiva. Si te fijas en sus novelas Jane plasma una sociedad campestre, plagadas del costumbrismo popular y de esas " tres o cuatro familias en una ciudad rural forman la base material de trabajo." Ella escribía de lo que conocía, de lo que veía a su alrededor, y lo hacía con una soltura y una belleza ejemplares.

"Busco un sentimiento, una ilustración o una metáfora en todos los rincones de la habitación". Me fascina esta cita y me recuerda a mí misma (desde mi humildad, por supuesto) y me hace sentir un poquito más cerca de esta gran mujer, talentosa e irrepetible.

Se dice que Jane no era particularmente hermosa (¿para qué precisaba frívola belleza con ese talento y esa viveza de carácter tan asombrosas?) y que su humor era ácido e irónico a menudo (baste observar el carácter de muchas de sus heroínas), poseía una independencia de carácter genuina que marcaba grandes dosis de feminismo: ella no consideraba que una mujer precisara del matrimonio para sobrevivir en una sociedad como era aquella y que siempre siempre siempre debía de tener la posibilidad de poder rechazar una petición formal sin sentir que el mundo se cerraría para ella por ello.

De veras que no la concibo -como bien dices- recibiendo a sus invitados y alternando con otras parejas al lado de un señor Lefroy mientras sacaba tiempo para crear sus novelas. Creo que esas seis obras fueron sus hijos y que no precisó nada más en su vida que las ideas que surgían de su magín.

Y como bien dice Lady Jane, Anne Hataway será siempre la única Jane para mí. Sus grandes ojos y la viveza de su expresión me hacen imaginármela con su rostro.

Gracias por esta entrada tan ma - ra- vi- llo - sa. Sabes que adoro cualquier cosita que toque a mi adorada señora Austen, mi eterna inspiración.

Mil besos y mil gracias

Luciana dijo...

La nota me parece muy buena. Qué hubiese sido de todas las niñas que soñamos con ser Elizabeth Bennet si Jane se hubiese casado? Seguramente, sus sueños de escribir se hubieran visto truncados y ahora tendríamos un hueco dentro la literatura universal.

Las películas que nombra, me entretuvieron, pero no amé ninguna de las dos. La de Jane Austen, por momentos, me pareció hasta irrespetuosa. Por qué? Porque ha dejado la impresión a mucha gente que no conoce sobre su vida, que sólo pudo escribir lo que escribió porque sufrió un amor imposible. Acaso las mujeres no pueden escribir sin haber vivido un gran amor?
No sé, la veo y me entretiene, siempre y cuando imagine que no es sobre ella.
Besos.

Anne Shirley dijo...

Jazmín! Qué entrada! Tengo tantas cosas que comentar, y apenas terminé de leer la entrada entera (es que, entre "nos", tengo que ir a un bañi YA. No estoy en mi casa, estoy en un ciber donde vengo siempre cuando puedo a manejar estom tú me entenderás...)
En caso de que mañana hayas subido otra cosa, fijate que estaré comentando esta entrada, sin falta (mañana vuelvo a andar por aquí).
Jane, a secas, cuánta verdad! =)
Besos!!!!!!

Anne Shirley dijo...

bañi=baño
p.d.: hay algo para tí en mi blog =)

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Quizá Anna no se parecía a ella físicamente (por la foto que vemos de Jane está claro los pocos rasgos que tienen en común), pero la vi perfecta en ese papel. Quizá sea que tengo devoción por esa actriz, sea como sea, lo bordó.
¿Qué no se parece mucho esa película a su vida real? Puede, pero tampoco hay nada que lo demuestre.

Sea como sea, Jane es única y muy moderna para su época, había que tener valor para hacer lo que hizo, primero el no casarse, santo cielo que delito no tener un hombre en su vida y segundo por escribir, demos gracias a eso.

Magnífica entrada, como siempre.

Besos.

~Ade~

princesa jazmin dijo...

SCARLETT:hola linda, qué alegría tenerte por aquí.La verdad es que me resultó graciosa la línea sobre Jane Eyre por la forma en que está redactada,no porque comparta la opinión de la autora.
Orgullo y Prejuicio y Jane Eyre son mis dos libros favoritos y es curioso cómo las autoras se parecen en ciertos puntos y difieren tanto en otros, y esa frase de Charlotte Bronte lo resume bien,a Jane Austen le faltaba algo de esa pasión que rezuma Jane Eyre,pero Charlotte Bronte abusaba un poco del elemento religioso que no vemos presente en Austen.
Es interesante ver los puntos de intersección entre ambas y coincido contigo en que ambas pueden coexistir tranquilamente.
Hasta pronto!

MARI: me gustó mucho el artículo cuando lo leí, por eso quise compartirlo con ustedes, las nociones que expresa sobre la vida de Austen son muy parecidas a lo que yo misma pienso.
Gracias por pasar!

AGLAIA: en esta nota hay muy buena información sobre la real Jane Austen, y es una lástima que mucha gente piense en ella como en una mujer infeliz sólo por no haberse casado, fue una decisión valiente que ella misma tomó. Eso dice mucho de su carácter, era una rebelde en su tiempo.
Becoming Jane me gustó y creo que no hicieron daño a nadie imaginándose lo que pudo haber pasado realmente entre Jane y Lefroy, y los actores estaban bastante correctos.
Nos vemos!

LADY JANE:no te preocupes por la extensión, me encanta leerte.
Es cierto que todas sentimos a Jane como una persona cercana, casi contemporánea por eso mismo que dices, sus temas son universales y nunca perderán vigencia.
Realmente no le hacía falta estar lidiando con los temas de su época, eso la habría convertido en otro tipo de escritora.
Buen artículo realmente.
Un saludito!

AKASHA: bonita, sabía que disfrutarías de este artículo, nos toca muy de cerca a las austenitas.
Concuerdo con tus pensamientos acerca de Jane, no hay que pretender hacerla encajar en las ideas que se tienen actualmente de los escritores como estrellas de rock.
Su vida tal como la vivió fue lo que posibilitó que escribiera esas historias tan maravillosas para nosotros, ella sigue tan vigente como siempre y sus personajes parecen estar vivos en las páginas de los libros. Es suficiente para mí.
Me gusta tu punto de vista, ya que tú eres una gran escritora también y entiendes bien el proceso creativo de Jane.
Un beso!

princesa jazmin dijo...

LUCY: es precisamente lo que comentás que impulsó a esta mujer a escribir esta nota tan interesante.Becoming Jane es linda si no la tomas tan rigurosamente, pero la subtrama es presenta una afrenta a Jane Austen: acaso no tenía autoridad para escribir sin haberse enamorado? eso le hubiera quitado algo de magia a sus escritos?
Imagina si todos los escritores hubieran vivido lo que sus personajes,con ese criterio Agatha Christie sería tremenda asesina, no?
Gracias por pasar!

NOELIA(ANNE SHIRLEY): no te preocupes querida, entiendo la incomodidad de estar en un ciber, sólo verte por aquí ya es una alegría.
Hermoso el regalito, ya lo tengo colgado, gracias.

ADE: realmente Anne estuvo bien como Jane, es una chica encantadora y supo reflejar bien las situaciones del filme.
Como dices no hay forma de saber qué pasó realmente en la vida de la escritora, si conoció el amor o no, pero tenemos sus hermosas historias para inspirarnos.
Es curioso que no se especule de esa manera con los escritores hombres, no?
Nos vemos prontito!

audrey73 dijo...

Excelente la nota de Radar! Sobre todo para los que no somos expertos en la materia. Desde ya que Becoming Jane la doré, pero bueno, no soy parcial, adoro todo lo que hace James McAvoy, y la otra peli no me pareció tan mala, al menos me entretuvo, pero no recuerdo mucho porque la vi hace bastante. Es más que evidente que Jane Austen está vigente, y nuestras nietas quizás la lean en un futuro, por qué no. Un beso Jazmín!!!!

Yael dijo...

Mark Twain decía que él reconocía una biblioteca buena cuando no había ni una sola novela de Austen, en ese caso, aunque no tuviera libros, sería una buena biblioteca. Dudo mucho que de haberse conocido hubiesen coqueteado, y a Jane la moralidad obvia de Twain le hubiese resultado incómoda.

El artículo me gusta, Jane Austen es maravillosa.

Related Posts with Thumbnails